top of page

¿Qué es el Coaching Ontológico?

Introducción al Coaching Ontológico

En un mundo en constante evolución, cada vez más personas buscan el camino hacia el crecimiento personal y la autorrealización. El Coaching Ontológico emerge como una poderosa herramienta para alcanzar esos objetivos y desplegar nuestro potencial. 

¿Te sientes intrigado por el Coaching Ontológico? ¡No estás solo! Cada vez más personas en todo el mundo están descubriendo los beneficios de esta disciplina transformadora. Ya sea que estés buscando impulsar tu carrera profesional, mejorar tus relaciones personales o simplemente alcanzar un mayor bienestar emocional.

En este artículo, explicaremos los fundamentos del Coaching Ontológico y su impacto en nuestra vida cotidiana.
 

Definición del Coaching Ontológico

El Coaching Ontológico es una corriente de coaching que busca generar cambios profundos en las personas desde una perspectiva ontológica, es decir, desde lo más profundo de su ser. Su enfoque se dirige hacia la mente, el corazón y el espíritu de cada individuo, invitándolos a reflexionar sobre su verdadera identidad y cómo desean manifestarse en el mundo real.

Este enfoque de coaching, que es relativamente nuevo pero muy prometedor, se fundamenta en la práctica de ayudar a las personas a desarrollar una mayor conciencia de sí mismas, desafiando aquellas creencias limitantes que les impiden avanzar. A través de diversas herramientas y técnicas, se les brinda el apoyo necesario para alcanzar sus metas y objetivos tanto a nivel personal como profesional.

El Coaching Ontológico no se limita a abordar los aspectos externos de la vida de una persona, sino que se sumerge en su esencia misma, profundizando en su forma de ser y su manera de interactuar con el mundo. Este proceso les permite descubrir nuevas posibilidades y potencialidades, expandiendo así sus horizontes y generando un crecimiento profundo y transformador.

Además, el Coaching Ontológico se destaca por su capacidad para potenciar los procesos internos y externos de las organizaciones. Al trabajar de manera individual con cada colaborador, contribuye a optimizar la rentabilidad, la productividad y el logro de metas en el contexto empresarial. De esta forma, el Coaching Ontológico se convierte en una herramienta poderosa para impulsar el desarrollo tanto a nivel individual como colectivo.
 

Definición del Coaching Ontológico Según Rafael Echeverría

El coaching según Rafael Echeverría es una práctica donde un individuo, toma a otro individuo o equipo interviniendo en él y lo lleva a niveles de desempeño, quién por sí mismo era incapaz de alcanzar o el equipo era capaz de alcanzar.

Mientras que el componente ontológico lleva ese nombre por dos cosas:

  1. En primer lugar porque es un tipo de prácticas, un tipo de intervención que surge del discurso de la ontología del lenguaje. Está inspirada en una interpretación del fenómeno humano, que es la que ofrece la propuesta de la ontología del lenguaje.

  2. Pero también es ontológico, porque a través de ella se logran producir experiencias de aprendizaje de las que muchas veces salimos muy distintos de como antes éramos. Experiencias de aprendizaje que llamamos de carácter transformacional donde el ser que éramos cambia, se modifica.

Además, según Echeverría: “El coaching ontológico, no parte del supuesto de que la persona tiene algún tipo de patología, sino que se trata de encarar experiencias de aprendizajes profundos en aquellas áreas donde las personas sienten que se atascan, o que no son capaces de cumplir sus aspiraciones y sus sueños en cuestiones que le son fundamentales.”

Rafael Echeverría, reconocido sociólogo y doctor en Filosofía de origen chileno, se destaca como una figura prominente en el campo de la ontología del lenguaje. Su obra más destacada lleva el mismo nombre y ha sentado las bases fundamentales para el desarrollo del coaching ontológico, una disciplina en constante crecimiento.
 

Definición del Coaching Ontológico Según Miriam Ortiz de Zárate

El coaching ontológico es un proceso de aprendizaje que brinda a las personas la oportunidad de transformar su manera de observar y actuar en el mundo. A lo largo de este proceso, se fomenta el aprendizaje de cómo ser un observador consciente, comprender el impacto de nuestras conversaciones y reconocer cómo esto influye en nuestra vida. 

 

Se le otorga especial importancia al lenguaje, ya que no solo nos permite describir la realidad, sino también nos da la capacidad de transformarla. Nuestras acciones también juegan un papel fundamental en nuestra transformación personal, ya que nos permiten modificar nuestra identidad y perspectiva. 

 

El trabajo con el entorno es crucial para que cada individuo pueda vivir de manera más plena, mejorando su rendimiento y calidad de vida mediante la guía y el acompañamiento de un coach que lo ayude a liberar su máximo potencial.

 

El enfoque del coaching ontológico no se limita únicamente a enseñar habilidades para resolver conflictos o alcanzar objetivos específicos, sino que busca potenciar el desarrollo humano proporcionando una variedad de herramientas. 

 

Se enseña a ser un observador diferente y afrontar de manera más efectiva las situaciones cotidianas. Además, se considera la interpretación subjetiva que cada uno de nosotros hace a través de nuestros sentidos. Estas interpretaciones pueden empoderarnos, abriendo puertas y posibilidades en nuestra vida, o limitarnos, cerrando oportunidades. 

 

Miriam Ortiz de Zárate es una destacada profesional con una amplia formación en el ámbito del coaching. Posee la certificación de Coach otorgada por la International Coach Federation, es Psicóloga Experta en coaching reconocida por el Colegio Oficial de Psicólogos y cuenta con una Licenciatura en Psicología obtenida en la Universidad Autónoma de Madrid. 

 

Su trayectoria en el campo del coaching se remonta al año 2004, donde se ha dedicado tanto a la práctica del coaching como a la formación de líderes y coaches.

Definición del Coaching Ontológico Según Juan Pablo Gonnet

El coaching ontológico ha adquirido una relevancia destacada en la gestión empresarial actual, siendo una estrategia innovadora que se enfoca en potenciar el aspecto positivo de las personas dentro de la organización. Su enfoque radica en proporcionar un espacio de reflexión donde cada individuo pueda descubrir por sí mismo las respuestas a sus problemas personales y profesionales.

Además, el alcance del coaching ontológico no se limita únicamente al ámbito administrativo, sino que se extiende a posgrados, congresos y servicios de consultoría. Su aplicación se basa en una dinámica de transformación tanto a nivel personal como organizacional.

En el proceso de coaching ontológico, el crecimiento se produce en el dominio del ser, mediante un aprendizaje transformador que cuestiona de manera respetuosa los patrones tradicionales de percepción e interpretación. Las personas y los equipos interrumpen sus comportamientos habituales para operar con mayor creatividad, protagonismo y proactividad.

Juan Pablo Gonnet es investigador en el Centro de Investigaciones sobre Sociedad y Cultura y miembro activo del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) en Córdoba, Argentina.
 

Definición del Coaching Ontológico Según Remberto Ortega Guizado

Durante mucho tiempo, los modelos educativos nos han llevado a adoptar una posición pasiva, tanto para hombres como mujeres. Aprender a tomar decisiones no era parte de los programas, éramos meros receptores de información que luego debíamos repetir, proveniente de profesores o libros.

 

En la vida real, en la que todos participamos, estamos en constante cambio. Algunos cambios son involuntarios, mientras que otros dependen de nuestras decisiones. En estos últimos, surge la oportunidad de emprender un aprendizaje transformador al revisar nuestras creencias y habilidades. 

 

Sin embargo, muchas personas en todo el mundo declaran tener dificultades para identificar sus problemas principales ante la avalancha de estímulos a los que se enfrentan constantemente y a los cuales deben responder.

 

Aquí es donde el coaching cobra sentido, al minimizar el riesgo de quedarnos estancados en el camino, de desaprovechar la oportunidad de transformarnos y de perdernos entre tantas posibilidades. Desde el coaching, apostamos por un enfoque de aprendizaje transformacional que promueva una experiencia global, donde el ser humano aprenda de manera integral, no solo desde dimensiones cognitivas, corporales y emocionales.

 

El aprendizaje es una acción dirigida a aumentar nuestra capacidad de acción. Aquellos que han aprendido a aprender pueden adquirir muchas otras habilidades. Por lo tanto, si alguna competencia es importante, es precisamente la competencia de aprender.

 

Remberto Ortega Guizado es un destacado Ingeniero industrial egresado de la Universidad Politécnica Salesiana del Ecuador. Su experiencia y conocimientos le han llevado a desempeñarse como consultor y auditor especializado en los campos de Gestión Integral de Calidad y Mejora de Procesos Corporativos. 

 

Con una sólida formación académica y una amplia trayectoria profesional, se ha destacado por su habilidad para identificar áreas de oportunidad y diseñar estrategias efectivas que impulsen el crecimiento y la excelencia en las organizaciones.

Definición del Coaching Ontológico Según Julio Olalla

Según Olalla, el coaching ontológico “Es el arte de crear espacios de aprendizaje en donde los seres humanos florecen, donde podemos reflexionar y encontrar lo mejor de nosotros mismos; es una manera de aprender que tiene que ver con poner el alma en el aprendizaje, aprendemos del espíritu humano, aprendemos todo aquello que ha sido abandonado por la educación tradicional; es un intento intuitivo de explorar nuevas áreas y aprender a través de métodos y vías no convencionales”

 

Es una forma de aprendizaje que implica poner el alma en el proceso, aprendiendo del espíritu humano y explorando aquellos aspectos que han sido descuidados por la educación tradicional. Se trata de un enfoque intuitivo que busca explorar nuevas áreas y aprender a través de métodos y vías no convencionales. En resumen, el coaching ontológico es una invitación a expandir nuestra perspectiva y descubrir nuevas formas de crecimiento personal.

 

Julio Olalla, el eminente Master Coach chileno, destaca como un líder indiscutible en el campo del coaching. Con una amplia trayectoria y un enfoque innovador, ha dejado una huella significativa en la profesión. Como fundador y presidente de Newfield Network, ha sido el impulsor de una comunidad global de coaches comprometidos con la transformación personal y organizacional.

Definición del Coaching Ontológico Según Humberto Maturana

“Considera que es una dinámica de transformación mediante la cual las personas y las organizaciones revisan, desarrollan y optimizan sus formas de ser y estar en el mundo. Es un proceso liberador del sufrimiento y de las creencias condicionantes que nos limitan.”


La perspectiva planteada sugiere que el coaching es una poderosa dinámica de transformación que impulsa a individuos y organizaciones a explorar, desarrollar y optimizar su existencia en el mundo. En este proceso, se libera el sufrimiento y se desafían las creencias limitantes que nos constriñen.

 

El enfoque del coaching se revela como un camino hacia la liberación, una vía para alcanzar un estado de plenitud y crecimiento personal. Al abordar y cuestionar nuestras creencias arraigadas, nos abrimos a nuevas posibilidades y expandimos nuestros horizontes. Esta dinámica nos brinda la oportunidad de superar obstáculos y trascender las barreras que nos impiden avanzar.

En el campo del conocimiento humano, destacó la figura de Humberto Maturana, un brillante biólogo, filósofo y escritor chileno que dejó una huella imborrable en el ámbito del coaching. Su legado trasciende las disciplinas y ha sido una fuente de inspiración para muchos.
 

Definición del Coaching Ontológico Según Leonardo Wolk

Expresa que “es una práctica efectiva para expandir capacidad y acción facilitando el aprendizaje, el liderazgo y la búsqueda de la buena dirección.”

 

El coaching ontológico se revela como un sendero que nos permite expandir nuestros límites y descubrir nuevas perspectivas. Nos invita a cuestionar nuestras creencias arraigadas y nos desafía a alcanzar un mayor nivel de autoconocimiento y autenticidad.

 

Leonardo Wolk, figura destacada en el ámbito del desarrollo humano, es reconocido como uno de los pioneros en la aplicación del psicodrama en Argentina. Su profundo conocimiento y experiencia en esta disciplina lo ha llevado a ser miembro fundador de la Sociedad Argentina de Psicodrama, donde ha contribuido significativamente al crecimiento y difusión de esta práctica terapéutica.

¿Cuál es el Origen del Coaching Ontológico?

La fascinante historia del Coaching Ontológico se remonta a miles de años atrás, en la antigua Grecia, donde encontramos a uno de sus pioneros: Sócrates. Este ilustre filósofo empleaba un método basado en la conversación para guiar a sus discípulos hacia el conocimiento.

 

Sócrates se sumergía en profundos diálogos con sus discípulos, utilizando preguntas estratégicas que desentrañan los conocimientos ocultos en su interior. Este enfoque, conocido como Mayéutica, palabra que en griego significa "partera", simbolizaba su papel de ayudar a dar a luz nuevas ideas y conceptos. Nos habla de la importancia de indagar en lo más profundo de nosotros mismos, de realizar una búsqueda interior y reflexionar en profundidad. Estas son las poderosas preguntas de las que hablamos en la actualidad.

 

En el modelo del Coaching Ontológico, seguimos utilizando ese mismo método de hacer preguntas poderosas. Nuestro objetivo es descubrir las respuestas que yacen en el interior de cada individuo. Mediante estas preguntas, exploramos las profundidades de la conciencia y facilitamos el despertar de nuevas perspectivas.

 

Es así como el Coaching Ontológico nos invita a un viaje introspectivo, donde cada uno de nosotros puede encontrar las respuestas que busca. Nos sumergimos en el océano de la autorreflexión y emergemos con una mayor claridad y comprensión de nosotros mismos.

 

Otros aportes y fundamentos

 

La Escuela Chilena, también conocida como Escuela Ontológica, se fundamenta en una sólida base filosófica y se inspira en las ideas y el trabajo de Fernando Flores. Flores, ingeniero civil y doctor en Filosofía, desempeñó el cargo de Ministro de Economía en el Gobierno chileno de Salvador Allende. Tras pasar tres años detenido durante el golpe militar de 1973, emigró a Estados Unidos, donde desarrolló su filosofía de la comunicación basada en las corrientes filosóficas de Heidegger, Searle, Nietzsche, Wittgenstein, y las investigaciones biológicas de Humberto Maturana y Francisco Varela.

 

En la década de los 80, en colaboración con Rafael Echeverría y Julio Olalla, Flores comenzó a aplicar sus principios al liderazgo empresarial, dando lugar al desarrollo del coaching organizacional. Dentro de este grupo, Rafael Echeverría ha sido quien más ha difundido y escrito sobre los fundamentos de la Ontología del Lenguaje. En su libro homónimo, publicado en 1994, Echeverría propuso el nombre de Ontología del Lenguaje para describir esta disciplina.

Principios y postulados del coaching ontológico. ¿Cuál es la diferencia?

Es importante aclarar la diferencia entre un postulado y un principio. El principio hace alusión a una afirmación cuya evidencia no se presenta de manera inmediata y que no cuenta con una aceptación universal. En contraste, el postulado es una afirmación que se considera universalmente válida y aceptada.

Primer principio del coaching ontológico

No sabemos  cómo son las cosas. Solo sabemos cómo las observamos o cómo las interpretamos.

La interpretación de nuestros sentidos es llevada a cabo por nuestro cerebro, sumergiéndonos así en mundos interpretativos. Cada individuo actúa como un observador único de la realidad, si bien ninguno de nosotros puede afirmar con certeza que nuestras percepciones reflejan la verdad absoluta. Nos encontramos limitados en nuestro acceso a la verdad.

Segundo principio del coaching ontológico

No sólo actuamos de acuerdo a cómo somos, también somos de acuerdo a cómo actuamos.

La acción engendra el ser, generando un proceso de transformación que nos distingue. Este principio, el cual establece una conexión entre la acción y el ser, nos brinda una vía para el aprendizaje, dado que mediante nuestras acciones, podemos alterar nuestra propia identidad.

Primer postulado de la ontología del lenguaje

Interpretamos a los seres humanos como seres lingüísticos.

Es relevante destacar que estos enunciados siempre comienzan con la palabra "interpretamos", lo cual guarda coherencia con la perspectiva ontológica, es decir, que estos postulados no representan una verdad absoluta, sino una interpretación.

Luego surge la pregunta: ¿acaso el lenguaje es el único elemento constituyente de los seres humanos? ¿No incluye el coaching ontológico el estudio de las emociones? La respuesta es SÍ, el coaching abarca el análisis del lenguaje, el cuerpo y las emociones. No obstante, el lenguaje actúa como la vía mediante la cual traducimos nuestras emociones. Nuestras emociones se ven directamente influenciadas por nuestra corporalidad.

Esto implica que los tres dominios - cuerpo, emoción y lenguaje - interactúan entre sí, si bien es el lenguaje el que utilizamos para expresar los otros dos dominios.
 

Segundo postulado de la ontología del lenguaje

Interpretamos al lenguaje como generativo.

Uno de los enunciados que cuestiona con mayor fuerza la respuesta tradicional de la filosofía griega (la metafísica) es aquel que nos invita a considerar la posibilidad de que las cosas no sean como las suponíamos.

Lo que esto significa es que, antes creíamos que utilizábamos el lenguaje para describir la realidad. Sin embargo, como afirma Rafael Echeverría, somos nosotros quienes construimos la realidad a través del lenguaje.

Este enunciado nos revela que el lenguaje no es en absoluto inocente. Por ejemplo, cuando un juez nos declara marido y mujer, está modificando el mundo, ya que nos transformamos en esposo y esposa. ¿Acaso antes no lo éramos? En realidad, no lo éramos hasta que alguien lo declaró. Del mismo modo, cuando nos acercamos a nuestra madre o padre y les decimos que los queremos, su mundo interior cambia, incluso si lo repetimos a diario.

Día a día, construimos nuestra realidad a través del lenguaje. Actuamos en el mundo, somos agentes activos. La realidad surge después del lenguaje, no al revés.
 

Tercer postulado de la ontología del lenguaje

Interpretamos que los seres humanos se crean a sí mismos en el lenguaje.

El presente enunciado puede ser considerado la consecuencia lógica de los dos previos. Cada vez que oímos a alguien afirmar "así soy yo", percibimos esa respuesta como una limitación del antiguo paradigma de la filosofía griega.

 

Nosotros estamos en constante transformación, y aquello que parece imposible de realizar hoy, puede convertirse en algo cotidiano en nuestras acciones de mañana. Basta con mirar hacia atrás para apreciar cuánto hemos cambiado.

 

Este postulado implica que no existe un SER inmóvil y permanente, sino que estamos SIENDO de forma distinta en cada momento, también conocido como DEVENIR. Este concepto también se menciona en el segundo principio.

 

En conclusión, los principios y postulados del coaching ontológico nos invitan a cuestionar y replantear nuestra forma de percibir la realidad, así como nuestra manera de relacionarnos con ella y con nosotros mismos. A través del lenguaje, la acción y la observación, podemos transformar nuestra identidad y abrirnos a nuevas posibilidades de aprendizaje y crecimiento.

Importancia del coaching ontológico

El coaching ontológico es una práctica que está adquiriendo cada vez más relevancia en el entorno laboral y personal. Su importancia radica en su capacidad para brindar herramientas y técnicas que permiten a las personas expandir su potencial, superar obstáculos y alcanzar sus metas de una manera más efectiva.

 

Beneficios del coaching ontológico

El coaching ontológico ofrece una serie de beneficios que pueden tener un impacto significativo en la vida personal y profesional de las personas. A continuación, se enumeran y describen algunos de estos beneficios:

 

Autoconocimiento y desarrollo personal

 

El coaching ontológico, con su enfoque en la autoexploración y el autoconocimiento, se convierte en una poderosa herramienta para desvelar las profundidades de nuestra existencia. A través de preguntas que trascienden lo superficial y reflexiones que nos sumergen en lo más profundo de nuestro ser, se nos brinda la oportunidad de descubrir y comprender nuestras fortalezas, debilidades, valores y creencias más arraigadas. 

 

Este precioso conocimiento interno actúa como el cimiento sobre el cual podemos edificar una identidad sólida y coherente, que nos guíe hacia la realización de nuestras metas y propósitos de vida.

 

Ampliación de posibilidades y metas

 

El coaching ontológico, con su enfoque revolucionario, se erige como una valiosa herramienta para expandir los horizontes y desvelar las posibilidades ocultas. De la mano de un coach ontológico, se despierta la chispa de la creatividad y se aventuran por senderos inexplorados en busca de las metas anheladas. Este proceso de exploración y experimentación conduce a la construcción de un futuro prometedor, trazando un camino claro y definido para alcanzarlo.

 

Mejora de habilidades de comunicación

 

El coaching ontológico destaca por su enfoque centrado en el cultivo de competencias comunicativas altamente efectivas. Mediante el abordaje del lenguaje y la expresión emocional, se brinda a las personas las herramientas necesarias para comunicarse con claridad, asertividad y empatía. 

 

Este enriquecimiento en la comunicación fortalece las relaciones interpersonales, tanto en el ámbito personal como profesional, creando vínculos más sólidos y conexiones más auténticas.

 

Gestión emocional y autocontrol

 

El coaching ontológico se erige como un aliado en el proceso de comprensión y manejo de las emociones de las personas, dotándolas de herramientas para una gestión más efectiva. Mediante el desarrollo de la habilidad de identificar y regular los estados emocionales, se fomenta la toma de decisiones conscientes y equilibradas. Este enfoque promueve un mayor bienestar emocional y propicia una respuesta constructiva frente a los retos y contratiempos que se presentan en el camino.

 

Desarrollo de liderazgo

 

El coaching ontológico se revela como una poderosa herramienta para aquellos individuos que ocupan posiciones de liderazgo. En este proceso de acompañamiento, se fortalecen y desarrollan habilidades de liderazgo, potenciando así la capacidad de influencia y la toma de decisiones. Como resultado, los líderes adquieren la capacidad de inspirar y motivar a sus equipos, generando un impacto positivo y transformador en el entorno laboral.

 

Transformación y logro de metas

 

El coaching ontológico se convierte en un valioso aliado para emprender un viaje de transformación personal y alcanzar metas concretas. Mediante la implementación de acciones estratégicas y la creación de un plan de mejora a largo plazo, las personas pueden dar pasos firmes hacia sus objetivos, superando obstáculos y cosechando resultados gratificantes. Este enfoque integral y comprometido permite desplegar todo el potencial y lograr un crecimiento sostenido en el camino hacia el éxito personal.

Conclusión

En resumen, el coaching ontológico se posiciona como una valiosa disciplina que invita a las personas a explorar su ser más profundo, transformar su realidad y alcanzar un mayor nivel de satisfacción y éxito en todos los ámbitos de la vida. Al integrar sus postulados y beneficios, esta práctica se convierte en un camino de autodescubrimiento y desarrollo personal que puede marcar la diferencia en la vida de aquellos que se aventuran en él.

 

bottom of page